Última Hora

Corresponsal en la zona: Elías Alvarado.

Nueva york, clientes, gobernador, covid-19, coronavirus, pandemia, medidas de aislamiento,

Comerciantes de Nueva York afirman que no pueden obligar a sus clientes a cumplir medidas de distanciamiento y temen la quiebra de sus negocios.

Ayer informamos sobre la preocupación que manifestó el gobernador Andrew Cuomo sobre el irrespeto a las reglas de reapertura en el estado, quien además amenazó no solo con revertir la reapertura sino también suspender las licencias de licor a restaurantes y bares.

Este martes el gobernador llamó a varios funcionarios municipales, incluido Bill De Blacio, alcalde de la ciudad, y se llevaron tremenda regañada, les dijo que hicieran bien su trabajo, y se mostró muy molesto, que ya se han recibido más de 25 llamadas de denuncias de locales donde no se están cumpliendo las reglas de distanciamiento social.  “Me llegan fotos y video la gente está violando todo, todo. Sin máscaras, sin distanciamiento social”, dijo.

Pero hoy la reacción es de los dueños de restaurantes quienes dicen estar preocupados porque esto pase ya que han vivido tiempos muy difíciles, como para tener que cerrar de nuevo, ellos están tratando de cumplir con los requerimientos puestos por el estado, pero no pueden obligar a los clientes a acatar todas las normas.

Comentaban también que ellos no tienen ninguna autoridad o potestad fuera de sus establecimientos para exigir a un cliente usar mascarillas en las aceras o cumplir con el distanciamiento social, de volver a cerrar muchos de ellos perderían sus negocios.

Ayer lunes llegaron a Costa Rica 168 costarricenses en un vuelo chárter desde Houston donde reunieron ticos procedentes de La India, Emiratos Árabes, Chile y de estados como California, Carolina del Norte, Colorado, Florida, Georgia, New York, New Jersey y Texas.

Jenny Vargas es una de las 168 compatriotas que retornaron al país en este vuelo, ella llegó a Estados Unidos en enero y pensaba regresar para finales de febrero al final su viaje duró casi 5 meses, Jenny denuncia que durante el vuelo no hubo distanciamiento social y al llegar al aeropuerto Juan Santamaría el protocolo no fue el que ella esperaba.