Última Hora

Las autoridades chinas impusieron desde este lunes nuevas limitaciones para viajar, cancelaron vuelos y realizan tests a miles de residentes en la provincia de Guangdong, la más poblada del país, luego de que se registraran casos de coronavirus de la variante india.

Quienes salen de Cantón (Guangzhou), la capital de esta provincia del sur de China con más de 100 millones de habitantes, deben mostrar un test negativo de covid-19 de menos de 72 horas a partir de las 22H00 locales del lunes, indicó la ciudad en un anuncio el domingo por la noche.

Cantón, un centro industrial de casi 15 millones de habitantes al norte de Hong Kong, registró 18 nuevos casos locales de coronavirus este lunes, lo que causó alarma en un país que ha logrado mayormente mantener bajo control la transmisión doméstica del virus.

Las autoridades de Cantón ordenaron que residentes de distritos enteros sean objeto de test de covid, mientras que las vecinas ciudades de Foshan y Shenzhen, limítrofes con Hong Kong, también lanzaron masivos programas de testeo luego de que la semana pasada se detectasen casos de covid-19.

Las autoridades cancelaron cientos de vuelos desde el aeropuerto internacional Baiyun en Cantón, según el sitio de monitoreo de aviación VariFlight el lunes a la tarde.

Los pacientes del foco de contagio en Cantón están "infectados con la variante de rápida propagación descubierta en India", indicó un responsable de Salud de la ciudad, Chen Bin, en una conferencia de prensa el domingo.

Un barrio del distrito central de Liwan fue puesto en confinamiento el sábado. Los mercados y escuelas cerraron y se ordenó a los residentes que no salieran de sus hogares.

China ha vuelto a una vida casi normal desde mediados de 2020, y las autoridades han respondido a los esporádicos focos que aparecieron desde entonces con duras cuarentenas y agresivas campañas de testeo.

Los viajeros que llegan al país deben pasar cuarentenas en hoteles designados por las autoridades.