Última Hora

El Ministerio de Bosques, Pesca y Medio Ambiente de Sudáfrica informó este sábado que la caza furtiva de rinocerontes aumentó un 50 por ciento en la primera mitad de 2021 en este país de África, que alberga la mayor colonia de estos animales del mundo. Esto sucede después de un 2020 en el que el número de ejemplares asesinados había bajado mucho a consecuencia de las restricciones de la pandemia del coronavirus.

"Desde enero hasta finales de junio, 249 rinocerontes fueron cazados en Sudáfrica", aseguró la ministra Barbara Creecy. 

El número de animales cazados aumentó en 83 respecto al mismo periodo del año pasado. La mayoría de ellos fueron abatidos en el famoso Parque Nacional Kruger, donde murieron 132. Precisamente en esa reserva natural habita la mayor parte de la población sudafricana de estos mamíferos.

"Aunque este número es mayor que el número de rinocerontes asesinados por sus cuernos en el mismo periodo del año pasado, 166, es menos que los 318 a los que se dio caza en los primeros seis meses de 2019", precisa la cartera. Sudáfrica difundió estas cifras con motivo del Día Mundial de los Guardabosques, junto a un mensaje de agradecimiento a los encargados de cuidar la naturaleza sudafricana incluso a riesgo de sus vidas.

Pese a todo, hay optimismo

Creecy explicó que la disminución de las restricciones por la pandemia "favoreció un aumento de la caza furtiva durante los primeros seis meses de 2021", con un incremento significativo de esta actividad en las provincias de Limpopo, Mpumalanga y del Estado Libre, donde hay numerosas reservas de rinocerontes. 

En Sudáfrica vive el 80 por ciento de la población mundial de estos animales, amenazados por los cazadores furtivos debido a la fuerte demanda de sus cuernos para la medicina tradicional asiática.

A pesar de las relativas malas noticias en lo que va de año, la ministra Creecy consideró que la estrategia multidisciplinar aplicada por el Gobierno sudafricano y el "trabajo" de los actores implicados sigue siendo un "éxito", ya que se ha logrado revertir la tendencia de peligrosos máximos que había alcanzado la caza de rinocerontes en la década precedente a 2018. En 2014, por ejemplo, se registraron 1.215 ejemplares cazados. Se estima que en Sudáfrica viven 20.000 rinocerontes.