Última Hora

El gobierno de Panamá anunció este sábado la cancelación de una compra millonaria de ventiladores para tratar pacientes con el nuevo coronavirus, después de que la fiscalía panameña iniciara una investigación por presunto peculado por la adquisición de cien respiradores por 5,2 millones de dólares.   

"Por supuesta irregularidad en la compra de 100 equipos de ventiladores Allied 300, para pacientes afectados por el COVID-19, la Fiscalía Anticorrupción inició una investigación de oficio por la presunta comisión del delito contra la administración pública", indicó la entidad en un comunicado. 

La compra de los ventiladores "sería por el orden de 5,2 millones" de dólares, agrega la nota.

La fiscalía pidió también información a otras instituciones panameñas sobre el proceso de contratación, la empresa involucrada y los funcionarios a cargo de dicha compra para investigar posibles "formas de peculado".

Sin embargo, el gobierno panameño comunicó horas después en la conferencia diaria que realiza sobre la COVID-19 que la compañía canceló la operación.

"Lamentablemente esa empresa hoy nos ha informado que no podrá despacharnos el equipo por la demanda mundial", dijo el viceministro de la Presidencia, Juan Carlos Muñoz.

El funcionario, sin citar el nombre de la compañía, reconoció que el gobierno panameño decidió comprar los respiradores "a 49.000 dólares (por unidad) para tenerlos aquí en 10 días".

Pero posteriormente, la presidencia de Panamá escribió en su cuenta de Twitter que los 100 ventiladores serían comprados por el gobierno "a cualquier ciudadano" que los pueda traer a Panamá en un máximo de 10 días y a menos de 50.000 dólares cada uno.

Panamá achaca los altos precios a la fuerte demanda mundial de estos aparatos cruciales para salvar a los pacientes más graves con COVID-19.

Según Muñoz, existe un "contexto de presión" internacional para la compra de respiradores porque son la "diferencia para muchos pacientes de coronavirus entre la vida y la muerte".

Varios asesores médicos que trabajan junto a las autoridades sanitarias para frenar la pandemia ya habían mostrado sus dudas sobre el costo de los ventiladores.

"Nosotros creemos en la transparencia y en la institucionalidad. Todos los expedientes están abiertos para que las entidades que quieran investigar investiguen. Estamos dispuestos a que se hagan las investigaciones", dijo la ministra de Salud, Rosario Turner.

Panamá, con 159 muertos y más de 5.500 contagiados, presenta el mayor número de fallecidos e infectados por el nuevo coronavirus en Centroamérica.