Última Hora

Stacey Gagnon de Arizona recurrió a Facebook para llamar la atención a otros padres para que enseñen a sus hijos a respetar las diferencias.

Lo hizo luego de ver cómo su pequeño Joel, de 9 años y quien tiene una discapacidad craneo-facial, fue discriminado y hasta cierto punto burlado por otros niños de la iglesia.

Esta madre de seis hijos -cuatro de ellos adoptados- asegura que no descansará para que sus hijos crezcan fuertes, con amor y con un profundo respeto por los demás.

Relató que acudió a la iglesia con su familia y en momento dado decidió llevar a los pequeños al área de niños, sin esperar que todos apuntaran al pequeño Joel, a quien le falta una oreja por su condición diferenciada.

"Sé que tiene un aspecto diferente, pero hoy ha dolido. Me quedé en la puerta y vi como todos los niños miraban boquiabiertos a mi hijo. Di un paso hacia delante y estuve a punto de dirigirme a toda la clase para hablarles de las diferencias, pero paré.

"Paré y miré al fondo de la sala, hacia donde mi hijo había huido para esconderse. Intentaba ocultar la cabeza con sus brazos porque no podía esconderse a plena luz. Me partió el corazón. Todos se mantuvieron en silencio mientras yo caminaba hacia Joel", escribió.

Ella agrega que cuando tomó al pequeño del brazo para llevárselo su hijo le escribió en la palma de la mano: "Joel ama a mamá". En ese momento ella quiso llorar, porque asegura que su hijo merece más que miradas y dedos escrutadores. 

En ese momento, no estaba en capacidad de enseñar a otros niños; su preocupación era atender a su hijo, que estaba sufriendo. Lejos de culpar a los niños, ella pidió a sus padres que los eduquen con amor por el prójimo.

"Enseñen a sus hijos que mucha gente puede ser diferente. Muéstrenles imágenes de gente con rasgos físicos distintos. Explíquenles que no está bien quedarse mirando a alguien que es diferente, que no está bien señalarlos. 

"Enséñenles que mi niño es igual al de ustedes. Le gustan los camiones de Dodge Ram, jugar al Minecraft y cavar en la tierra. Y sobre todo, no le gusta que la gente le mire o le señale porque no es como los demás. No creo que sea necesario recordarle esto todo el tiempo, es algo con lo que vive cada día".

"Muéstrenles fotos de personas de distinto color de piel, con ojos diferentes, con distintas habilidades para hablar, para andar... enséñenles a personas en silla de ruedas, a niños sin pelo, con una oreja, con un brazo. 

"Enséñenles a sus hijos que una bella persona se descubre con el corazón, no con los ojos", apuntó esta madre, cuyo relato en la red sociales se viralizó y fue cubierto ampliamente por medios de prensa internacionales.