Última Hora

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recordó este domingo (19.07.2020) a los casi 39.000 fallecidos en el país por la pandemia de COVID-19 y juró cumplir con un decálogo de compromisos relacionados principalmente con la salud de las personas mexicanas.

"Desde Palacio Nacional abrazo con cariño y solidaridad a familiares y amigos de los fallecidos por la COVID-19. Seguiremos cumpliendo con nuestro deber y nunca jamás daremos la espalda a los que sufren y nos necesitan. Nada humano nos es ajeno", aseveró en un video.

Hasta el sábado 18 de julio, México -de 127 millones de habitantes- sumaba 38.888 defunciones a causa del coronavirus, según autoridades de Salud, aunque una cifra oficial estimada, que incluye muertes sospechosas que se prevé terminarán confirmándose, apunta a 40.762 decesos en total.

México es el segundo país con más víctimas de América Latina después de Brasil. En tanto, la cifra de casos confirmados alcanzó las 338.913 personas el sábado, 7.615 más que el viernes. "Ya habrá más adelante tiempo para hacer un homenaje con todo el protocolo, con todo el ceremonial, un homenaje solemne a los que han perdido la vida por esta terrible pandemia", expresó López Obrador.

Las promesas del presidente

Flanqueado por una bandera mexicana y dos soldados, uno de los cuales interpretó el toque de silencio militar con una corneta, el mandatario izquierdista leyó 10 compromisos, entre los que destaca "evitar" que en México "se padezca de enfermedades producidas por hambre y pobreza".

Otro de los propósitos es realizar "una campaña permanente" en medios de comunicación sobre la importancia de una alimentación sana y nutritiva "y el grave daño que ocasiona el consumo de productos chatarra". Unas 96 millones de personas mexicanas padecen sobrepeso u obesidad, 9 millones sufren diabetes y 15,2 millones de hipertensión, según datos oficiales de 2018, como consecuencia, principalmente, de malos hábitos alimenticios.

Estos males agravan el impacto del COVID-19, según demuestran las cifras oficiales, que indican que 55 por ciento de los decesos por el virus sufrían estas enfermedades. López Obrador se comprometió a atender con prioridad la hipertensión, la diabetes y la obesidad, además de otros males crónicos como los padecimientos renales, el tabaquismo, el alcoholismo y la drogadicción.

El presidente dijo además que ayudará con créditos, pensiones y becas a familias que hayan perdido a seres queridos por la pandemia. También reiteró la creación de más escuelas de medicina y enfermería con un programa de becas para formar a 30.000 profesionales especialistas en México o el extranjero.