Última Hora

El mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, apareció en público la tarde del domingo (19.07.2020) para celebrar el aniversario 41 de la revolución sandinista, portando una mascarilla y guardando la distancia interpersonal, en medio de críticas por resistirse a establecer restricciones ante la pandemia del COVID-19.

Ortega habló ante un auditorio de varios cientos de activistas, en su mayoría miembros de la "Juventud Sandinista" reunidos en la plaza de la revolución, en el viejo centro de Managua, que no guardaron distanciamiento físico. Este año, y por primera vez en cuatro décadas, los sandinistas no tuvieron un festejo masivo, debido a la crisis del coronavirus.

El presidente de 74 años, que llevaba 36 días sin mostrarse públicamente, dio un extenso discurso en el que hizo poca referencia al hecho histórico de 1979 (el derrocamiento del dictador Anastasio Somoza) y en cambio se dedicó a criticar el manejo de la pandemia en Europa y Estados Unidos.

"En Europa y en Estados Unidos, esa gran potencia que gasta miles y miles de millones para la guerra, cuántos ciudadanos fallecieron por falta de atención médica. Lo que hemos descubierto es el fracaso de ese modelo y el llamado de atención que le está haciendo Dios por la fuerza de la naturaleza, por el capitalismo salvaje”, dijo Ortega.

Agregó que por el contrario su gobierno atiende bien a las personas contagiadas con el virus y "construyó 19 hospitales" desde que él retornó al poder en 2007. Ortega gobernó por primera vez de 1985 a 1990, durante la revolución sandinista.

Al igual que en otras comparecencias, el gobernante defendió las acciones de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, instituciones a las que defensores de derechos humanos acusan de abuso de poder y de haber reprimido las protestas sociales de 2018, con un alto costo de vidas humanas.

El manejo de la crisis sanitaria en Nicaragua, que evita restricciones y promueve aglomeraciones, ha despertado reiteradas preocupaciones en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), así como en sus dependencias especializadas en salud y derechos humanos.