Última Hora

El técnico Óscar Ramírez pasó la página de la eliminatoria de Concacaf e inició la preparación para el Mundial de Rusia 2018.

El Machillo se siente satisfecho por llevar a La Sele a su quinta Copa del Mundo y señala a aquellos que critican su trabajo en el banquillo de la Tricolor.

“Siento como que no se le da valor a la clasificación. Antes de Brasil hasta a Pinto lo querían echar, estoy de acuerdo con la exigencia pero hay que apartar la palabra fracaso.

“Jugar bonito y jugar bien es diferente, pero hay partidos como los de Honduras que son muy bravos y aun así con el gol en contra nos pudimos reponer. Esto es de momentos”, comentó en conferencia de prensa.

Aunque ya se confirmaron los fogueos de noviembre ante España y Hungría, Ramírez esperará al sorteo para conocer los rivales del Mundial y así definir los amistosos del próximo año.

“Que nos toquen dos europeos es la posibilidad alta. Se viene un tema de afinamiento, fogueos, hay que tener un plan B y C.

“Hay que mejorar, Dios quiera que podamos repetir lo de Brasil y un poquito más, tendremos ocho meses para prepararlo”, expresó.

Por otra parte, señala que se le vienen meses de mucho trabajo para definir los 23 hombres que lo acompañarán en la aventura por el gigante europeo.

“Se viene la parte de elegir el grupo más idóneo. En los fogueos tendremos mucho trabajo táctico, que es la parte más difícil de una selección”, sentenció.