Última Hora

Hace seis años María José Vargas apenas comenzaba con sus primeros “rides” en bicicleta.

A sus 25 años recién cumplidos, ella misma reconoce que comenzó tarde en el deporte, pero su historia es de ensueño cuando en solo seis años pasó de hacer “tour recreativos por Miramar” a estar a días de ser la tercera mujer en representarnos en el ciclismo de unos Juegos Olímpicos.

Vargas será nuestra representante en la prueba de ciclismo de ruta de Tokio 2021. Unas justas que ella misma hizo el puntaje para entrar, pero que sabe que toma con mucha responsabilidad.

La tica atendió a Teletica.com vía telefónica desde Guatemala, donde se prepara para competir a partir de este 9 de junio en la Vuelta Femenina como refuerzo del equipo Team FrankSport Wear & Florycyclin.

Actualmente ella es ficha del equipo profesional italiano Ar Monex -Liv, pero las restricciones para viajar a Europa actualmente no han permitido que la ciclista se una a su nueva escuadra que antes mejor conocido como Astana.

Este es un extracto de la entrevista:

-Usted comenzó relativamente tarde en este deporte, pero ¿Cómo fueron sus inicios?

Hace como seis años fue que comencé a hacer MTB con los vecinos del pueblo de Miramar, fue un deporte que me comenzó gustando, es muy ambicioso y uno siempre quiere más. Fue ahí cuando me comenzaron a meter en el proceso de selección élite de Costa Rica y siendo junior todavía y ahí se fue consolidando más mi carrera.

Yo me brinqué todo el proceso junior y de Juegos Nacionales, solo pude participar un año. A mí me tocó ser ciclista desde las ligas bravas y mi debut en la Selección fue en unos Juegos Panamericanos en el 2015 en Toronto.

-¿Tuvo más mérito para su carrera haber debutado tan tarde?

Pues sí y no. En el ámbito latinoamericano se sufre mucho deportivamente en cuando a crecer, porque realmente las condiciones en Costa Rica ahorita no son las mejores, antes tampoco no había mucha diferencia.

-¿Siente que careció de apoyo en algún momento de su carrera, incluso ahora justo antes de unos Juegos Olímpicos?

Suena muy feo lo que voy a decir, pero a veces es culpa hasta de los propios medios por decirlo así. Realmente las empresas privadas van a aportar donde se vean los anunciantes y si los medios están totalmente enfocados en fútbol, es muy difícil que quieran invertir.

-¿Así es muy difícil resaltar sin embargo usted lo logró en poco tiempo?

Yo al final tuve la suerte de que fiché con un equipo profesional en el 2017 y logré dar ese salto por Costa Rica. Pero el hecho de convertirse en un ciclista profesional requiere de muchas cosas, uno sabe que es el trabajo de uno.

-Ahorita se encuentra en Guatemala preparando la Vuelta Femenina. ¿Qué podemos esperar para este evento?

Es el primer evento después de mucho tiempo. Ahorita he venido realizando una preparación bastante competitiva y hemos ido perfeccionando. Sabemos que los Juegos Olímpicos los aplazaron, pero yo he ido mejorando cosas en este tiempo sobre mi preparación y la curva de rendimiento y sé que estoy teniendo buenos números, pero no sé cómo va a reaccionar el cuerpo, es la primera carrera y uno siempre va a la expectativa.

Después de esto no sé si estará la confirmación de los Panamericanos de Ciclismo que primeramente eran en Argentina y luego los pasaron para República Dominicana, pero aún no llega confirmación. De igual forma aún estoy esperando la confirmación del rooster de mi equipo con el que fiché a finales del año anterior el Ar Monex (antigua estructura de Astana) para ver si voy a formar parte de la escuadra para correr el Giro de Italia antes de los Juegos Olímpicos.

-¿Qué tan real es la oportunidad de estar en el Giro?

Sabemos que existe la oportunidad, pues llegó el correo diciendo que era posible que yo pudiera correr el Giro como parte del rooster, pero aún no es seguro todavía. Esperemos hacer un buen trabajo en Guatemala y que esto consolide mi participación en el Giro.

-¿Tengo entendido que se truncaron los planes de un campamento de altura en Colombia por la situación que vivió el país?

Pensamos en Colombia por ser un país muy alto. Me iba a ir unas semanas antes para adaptarme mejor y cruzarme con dos eventos por etapas, pero se cancelaron por las huelgas que hubo allá por el IVA, entonces sabíamos que teníamos dos eventos, Vuelta a Colombia y Vuelta a Guatemala, dos carreras con más de 2.500 metros de altura, así que decidimos cancelar Colombia y mejor hicimos el campamento de altura cerca del Volcán Poás para venir con mayor adaptación a tierras chapinas.

-¿Cómo está su motivación de cara a los Juegos Olímpicos?

Es mucha presión la verdad. Trato como no pensar en eso para disfrutar del proceso verdaderamente. Se han trabajo muchos detalles y el poder hacer las cosas bien es lo que más motiva.

Digo más presión y es porque ninguna otra ciclista ha podido terminar esta carrera y es algo que yo me propuse de verdad, no solo terminarla, sino hacer un buen papel y esto es posible. Sé que tengo las cualidades para lograrlo, pero todo depende de que no cometa errores y uno está expuesto a esto. Un error puede costar no terminar la carrera.

Trato de liberar esa presión, porque quiero hacer un buen papel para Costa Rica, pues siento que es lo que se merece.

-¿Qué sabe de la prueba: rivales, condiciones climáticas, circuito, etc?

Sé que la carrera va a estar bastante dura. El nivel es muy alto, pues son unos Juegos Olímpicos y no espero otra cosa. Ya he competido en un nivel parecido en el Campeonato del Mundo del 2019 y ese mismo año estuve constantemente compitiendo en World Tour y rozándome casi que por completo con la mayoría de ciclistas que estarán en Tokio y eso me ha servido para saber por cuál es la línea que tengo que seguir.

El terreno es a nivel del mar. Tiene 2.500 de ascenso y que será muy selectiva en los primeros 60 kilómetros (son 120 km de recorrido total). Después del kilómetro 15 comienza un premio de montaña de 40 km, entonces ahí se va a definir la carrera. Todo va a depender de no cometer los errores en ese momento selectivo.

-¿Ve cómo un premio para su trayectoria estar en Tokio 2021?

Yo lo veo más como que he cumplido con el país. Satisfacción de que he hecho bien mi trabajo y más que todo significa eso.

-¿Cómo analiza la actualidad del ciclismo costarricense, con un crecimiento del ciclismo amateur, pero manchado a nivel profesional con el dopaje?

Lo veo bastante complicado y difícil. El ciclismo ha caído a un nivel donde desde hace muchos años ya no se ven las mismas escuadras o equipos que mantenían el nivel alto en Costa Rica y esto hablando en hombres, porque en mujeres ni hablar… Ahora hablamos de que los equipos de ahora ni siquiera pueden mantener la estructura que tenían antes y eso que era algo muy básico.

Los ciclistas no tienen ese apoyo de que tienen su salario o que al menos tenían dos bicicletas para prepararse. Ahora ni siquiera cuentan con esto por eso es muy difícil que se quiera invertir. 

Hay mucho talento, pero no se puede lograr nada sin apoyo. 

Levantarse de esta situación lo veo difícil, pero ojalá le den a este deporte el lugar que se merece, pues mueve mucho en el país.

-¿Qué le diría a un ciclista o una ciclista que está comenzando pero que sueña a estar en unos Juegos Olímpicos al igual que usted?

Que no se desespere. Que las cosas llegan cuando tienen que llegar. Uno tiene que mantenerse constante y disfrutarlo, pues en Costa Rica se tiende a desesperarse cuando las cosas no llegan, cuando uno no quiere. Es motivarse, ahora es un momento para hacerlo con mucha pasión y entrega y estoy segura, que, los frutos van a llegar.


Youtube Teletica