MAR 07 2018 Agencia AFP

El consorcio de inversores que la semana pasada anunció un acuerdo para comprar la productora Weinstein informó este martes el fracaso de la transacción. Por ahora.

"Todos hemos trabajado honestamente para comprar los activos de The Weinstein Company. Sin embargo, después de firmar y entrar en la fase de confirmación de las diligencias hemos recibido información decepcionante sobre la viabilidad de esta transacción", dijo Maria Contreras Sweet, que dirige el consorcio, en un comunicado. "Como resultado, hemos decidido poner fin a esta compra".

Una fuente que pidió el anonimato dijo a la AFP que los inversores descubrieron un pasivo de 64 millones de dólares que no había sido antes revelado. La compra era negociada por un monto de unos 500 millones de dólares, según la prensa local.

"Quedaríamos decepcionados si las partes no pueden resolver sus diferencias y cerrar el acuerdo", sostuvo una portavoz de la fiscalía del estado de Nueva York. Una declaración que da entender que quizás este no sea el final definitivo de las negociaciones.

Los administradores de la Weinstein Company también se declararon "decepcionados", pero por el recurso al argumento de que se había descubierto un pasivo oculto de la empresa, al que calificaron de "excusa".

"La empresa ha sido transparente sobre su desesperada situación financiera, al punto que anunció su posible quiebra", escribieron en una declaración transmitida a la AFP.  

Esta fue la última vuelta de tuerca de la larga saga sobre el futuro de la compañía, que cayó en picada desde que empezaron a conocerse en octubre las denuncias de acoso sexual, abuso e incluso violación de más de un centenar de mujeres contra Harvey Weinstein, cuyas películas recibieron más de 300 nominaciones al Oscar y 81 estatuillas.

Weinstein fue despedido del cargo de director de la compañía en octubre, tras el estallido del escándalo, y luego renunció al directorio.

- Una productora dirigida por mujeres -

Sin embargo, Contreras Sweet, inspirada por el movimiento #MeToo contra el acoso sexual, no descarta futuros intentos para crear una nueva firma a partir de las cenizas dejadas por Weinstein.

"Creo que nuestra visión para crear un estudio de grabación liderado por mujeres es aún el curso de acción correcto. Para eso, consideraremos adquirir activos que puedan quedar disponibles ante la posibilidad de una bancarrota, así como otras oportunidades que estén disponibles en la industria del entretenimiento", apuntó.

El 1 de marzo, Contreras Sweet, una inmigrante mexicana que dirigió la secretaría de pequeñas y medianas empresas bajo el gobierno de Barack Obama, anunció un acuerdo para comprar los activos de la productora Weinstein y lanzar una nueva empresa.

Apenas unos días antes, la productora había anunciado que declararía la bancarrota, tras acusar al consorcio de inversores de incumplir ciertos compromisos.

El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, anunció el mes pasado que todo acuerdo de compra de la Weinstein Company debía indemnizar adecuadamente a las víctimas, y sacar de la empresa a los ejecutivos que durante años hicieron la vista gorda a los abusos.

La fiscalía de Nueva York también ha demandado a Harvey Weinstein, a su hermano Bob y a la productora.

El escándalo desató en Estados Unidos una avalancha de denuncias similares contra hombres poderosos en muchas otras industrias.

Harvey Weinstein, casado y padre de cinco hijos, es investigado por la policía de Estados Unidos y Gran Bretaña, pero no ha sido acusado de ningún delito. Asegura que todas sus relaciones fueron consensuadas y supuestamente está bajo tratamiento por adicción sexual.