Última Hora

Sentirse estresado no está fuera de la rutina de muchos. Si usted quiere darse una “refrescadita” de energía, hay un lugar en el Pacífico del país que sirve de escenario para expulsar esas malas vibras que acumula su cuerpo.

Aquí, cualquier persona que se sienta “cargada”, puede venir a recibir una terapia regeneradora. El contacto con la naturaleza tan cercana, y la agilidad de una terapista, son las claves para balancear la energía en los cuerpos.

Sentir “el mono en la espalda”, eso que llaman estres, no es necesario. La terapia ayuda también a agilizar la concentración, estimular la creatividad y suma energía a sus actividades.

Usted decide cuánto tiempo quiere recibir esta terapia regenerativa. Pueden ser horas, o días.