Última Hora

Internacional

Chile: se entregan a la policía tres integrantes de secta acusada de matar bebé

Tres integrantes de una secta acusados de calcinar un bebé recién nacido en un ritual en Chile, que se mantenían prófugos...

AFP Agencia Hace 4/27/2013 8:43:00 PM

Tres integrantes de una secta acusados de calcinar un bebé recién nacido en un ritual en Chile, que se mantenían prófugos desde el jueves, se entregaron este sábado a la policía chilena, informó la institución.

Una de las mujeres buscadas se entregó la madrugada del sábado ante la Policía de Investigaciones (PDI), y quedó en prisión preventiva mientras se realiza la investigación.

Su abogado defensor solicitó someterla a exámenes psiquiátricos y aseguró que la mujer, de 24 años, se encontraba en una camioneta mientras se concretó el ritual.

La tarde del sábado, otros dos integrantes de la secta, una mujer y un hombre, también se "entregaron voluntariamente" a la PDI, según confirmó la institución en su cuenta oficial de la red social Twitter.

El viernes fueron detenidas otras cuatro personas, una de ellas la madre del bebé que habría sido quemado vivo el 23 de noviembre pasado, al interior de un fundo agrícola en la localidad de Quillaguay, en la ciudad de Quilpué, a unos 110 km al oeste de Santiago.

Hasta la fecha se mantiene prófugo y con orden de arresto internacional el líder de la secta, Gustavo Castillo Gaete, de 36 años, quien era el padre del bebé, nacido el 21 de noviembre, y de quien se sabe que viajó a Perú.

El caso salió a la luz luego de una investigación de cuatro meses de la Policía, alertada por la desaparición de un bebé recién nacido que nunca fue inscrito en el Registro Civil, en el entorno de una secta en la que según se comprobó se consumía la planta alucinógena ayahuasca, y eran habituales los sometimientos sexuales a las cinco mujeres del grupo por parte del líder.

Cuando Castillo supo que una de ellas quedó embarazada, la mantuvo encerrada durante toda la gestación, para luego pedirle que entregara a su hijo para un ritual supuestamente destinado a "salvar el mundo" antes de su fin, previsto, según decía, en una profecía maya para el 21 de diciembre de 2012.