Última Hora

Hace tres semanas, el papa Francisco pidió actuar con decisión en los casos de abuso sexual, ayudando a las víctimas y aplicando las medidas debidas a los culpables para no comprometer la credibilidad de la iglesia. Esta es la palabra del sumo pontífice. Estos son los nuevos vientos. Nuevos y esperanzadores. El papa Francisco dice no más impunidad, no más secretismo, no más encubrimientos.

En este caso nuestros jueces actuaron conforme a la ley, por una razón de legalidad no pueden condenar, la ley se los impide, pero en su sentencia concluyen que el sacerdote juzgado cometió los actos de tipo sexual contra el menor, lo toco de manera impúdica y tuvo relaciones sexuales con un menor de 13 años. Ahora le toca actuar a la iglesia costarricense.

Los errores y omisiones del pasado deben servir para reflexionar. Estamos seguros que las palabras del papa Francisco serán escuchadas por las autoridades de la iglesia costarricense. La mano que da la ostia no puede ser la mano del abusador de un menor de edad.