Última Hora

La comunicación entre madre e hija es fundamental en todo momento, en especial cuando comienza en las pequeñas el desarrollo.

El crecimiento del busto en la pre-adolescencia es uno de los cambios físicos más notorios de las chicas. No es cuestión de asustarse, solo de tener los cuidados necesarios.

Según la doctora Marisel Aguilar, este desarrollo se da desde los ocho hasta los trece años, y depende del momento en que se presenta la primera menstruación.

Es importante identificar y consultar al médico pediatra o a un endocrinólogo, si el cambio en los pechos es normal.

Según Aguilar, parte del crecimiento puede ser genético o por herencia, por lo que los doctores siempre consultan a la madre a qué edad se dio su desarrollo.

Entre las causas de un crecimiento anormal, es la alimentación, por eso es común que veamos como las nuevas generaciones son mucho más rápidas en este tipo de cambios.

Una vez que esté en desarrollo los senos, se recomienda utilizar brassiers o tops con elásticos flexibles y evitar el uso de varillas en la ropa interior.

Las adolescentes que no han desarrollado su mama a los 13 años, también deberán realizar su consulta al médico, y prevenir cualquier padecimiento.