Última Hora

Cualquier práctica que produzca placer, y ayude a evadir realidades físicas o mentales, puede convertirse en adicción, y la comida no es la excepción.

Esta condición no solo se manifiesta por el consumo anormal de comida, sino por el consumo y deseo de alimentos que son, por sí mismos, dañinos para el individuo.

Los adictos a la comida provienen por igual de todas las edades, razas y géneros. Estos pueden tener sobrepeso, bajo peso y algunos pesos normales. Todos ellos están unidos por su obsesión con la comida.

 

Según la doctora Mauren Vindas, especialista en control de la obesidad, este tipo de problemas suelen estar relacionados con las emociones y no solo se puede tratar desde la óptica de la nutrición.

 

La adicción a la comida es una realidad con la que viven muchas personas, y son más aun las que no han logrado identificarla como tal, por lo que siguen sin recibir tratamiento.

Este jueves conoceremos a Agnes, quien nos ofreció su testimonio para poder ayudar a otros a superar esta adicción.