Última Hora

Nació en 1960 en Barrio México, y nunca imaginó que 53 años más tarde llegaría a ser considerado un héroe.

Esa es la historia de Carlos Arredondo, un costarricense que emigró a Estados Unidos a la edad de 20 años y que este lunes se convirtió en héroe durante la emergencia de Boston.

Aseguró ver a varios costarricenses pasar la línea de meta, horas más tarde ese mismo sitio se convirtió en un caos.

Esto debido a las dos explosiones en el punto final de la maratón, que empañaron una de las competencias preferidas por los amantes del atletismo alrededor del mundo.

La detonación activó también el temor de los presentes en el lugar, quienes no tuvieron más que hacer, salvo buscar refugio. Sin embargo, un hombre de pelo largo y sombrero se propuso ayudar a los heridos y colaborar con los cuerpos de emergencia.

Arredondo es un activista que encontró, en el dolor de perder a dos hijos, la fuerza para luchar por los demás.

En 2004 el mayor de sus hijos, quien era soldado, perdió la vida mientras combatían en Irak. Siete años más tarde fue su hijo menor, quien decidió suicidarse, por el dolor que le provocó la partida de su hermano mayor.

Cuando Arredondo sintió que no tenía fuerza, trató de suicidarse, al encerrarse en una camioneta, que trató de incendiar.

Él sobrevivió y 'renació' con una nueva misión de vida, la cual quedó plasmada en fotografías y vídeos que trascendieron minutos después de las explosiones.

No buscaba ser un héroe, simplemente sintió que debía ayudar y lo hizo. "Salté la valla después de las primeras explosiones y todo lo que vi fue un charco de sangre y las personas con pérdida de extremidades", dijo a ABC News.

Varios medios de comunicación captaron al tico, quien colaboró con la atención de los heridos.

Este incidente provocó la muerte de tres personas y dejó cientos de heridos, las autoridades tratan de determinar si fue un atentado terrorista.