Última Hora

Si le pareció que las actividades estuvieron de lujo, ni se imagina todo lo que sucedió en el acto de clausura.

El Festival Nacional de las Artes no habría sido el mismo sin la alegría y las múltiples sensaciones que genera la música.

Fue con excelencia, que tocaran un instrumento tan nuestro, como lo es la marimba que sin duda se posicionó, como uno de los protagonistas de la noche.

Los muchachos del ensamble de marimba y percusión de Santa Cruz, fueron los encargados de alegrar el ambiente con su talento.

Ellos forman parte de una nueva generación de marimberos y están luchando por que esta tradición no se pierda.

Es por esa razón que tanto el ministro como los organizadores del Festival, acordaron homenajear en este cierre, al señor Ulpiano Duarte. Destacado músico, experto en este instrumento nacional.

El hermoso sonido de la marimba contagió a todos por igual y no hubo persona que se resistiera, a ésta melodía.

Con ésta demostración, le dejaron claro al público de porqué la marimba, debe permanecer entre nosotros.

 A los asistentes de todas las edades, no les bastó la música de la marimba, ese fue apenas el calentamiento.

Al fiestón no faltó nadie, pues hasta los personajes más pintorescos continuaron la celebración.

Finalizó el Festival, pero el gusanito del arte llegó para quedarse y sobrevivirá por siempre, en quienes vivieron, esta gran fiesta cultural.