Última Hora

La Fórmula E es una nueva categoría del automovilismo exclusiva para vehículos eléctricos y busca ocupar un campo de mercado menos ruidoso que el de la Fórmula 1.

A pesar de que a simple vista las máquinas de esta serie se parecen a sus parientes de la categoría mayor del automovilismo, tienen algunas diferencias, como el ser más silenciosas.

La temporada inaugural comenzó en septiembre de 2014 y finalizará en junio de 2015.

Los organizadores de estas carreras esperan que transforme nuestro modo de pensar en los coches eléctricos, además de servir como plataforma de prueba para nuevas tecnologías, que pueden ayudar a mejorar su rendimiento.

En términos de tamaño y forma son en líneas generales similares a los autos de Fórmula 1, aunque tienen algunas alteraciones de estilo, incluyendo grandes guardabarros alrededor de las ruedas, que los hacen ver agresivos.

Los motores eléctricos de estos autos son de 200 kilovatios (270 caballos de fuerza) son construidos por la división de electrónica de McLaren, gigante de la F1. Las baterías vienen de otro equipo de la F1, Williams, y los chasis son construidos por el fabricante de autos italiano Dallara. Su velocidad máxima es de 225 kilómetros por hora.

El director ejecutivo de la Fórmula E Alejandro Agag, considera que competir contra la Fórmula 1 es imposible ya que si se intenta obviamente se fracasaría, por eso la clave no es competir con la F1, sino complementarla, se trata de tener un pequeño mercado a su lado, con tecnologías que son muy distintas, tenemos algo especialmente único, agregó.

Aunque a simple vista cuesta identificarlos, es cuando salen de los pits que se aprecia su notable diferencia: los cambios de revoluciones en los motores no se escuchan, ni se siente el penetrante olor de combustible quemado o a escape caliente. Lo que se aprecia es un zumbido agudo, como si se tratara de una especie de máquina de coser turbo.

Para los pilotos también hay una especie de choque cultural. La británica Katherine Legge, de 34 años, ha tenido una larga y variada carrera, conduciendo algunas de las máquinas más potentes disponibles fuera de la Fórmula 1. Legge reconoce que las primeras vueltas son muy raras.

"Es obviamente muy distinto", señala. "Estoy acostumbrada a los viejos y grandes motores chillones y este es silencioso. Se siente un poco la sacudida del viento pero aparte de eso es muy silencioso. De todos modos, es un auto muy rápido".

No obstante, de acuerdo al director Alejandro Agag, todo el propósito de la Fórmula E es que está diseñada para ser diferente. Para empezar, toda la serie fue concebida con una meta principal.

"Nuestro objetivo es tener más autos eléctricos en las calles de las ciudades de todo el mundo. Creemos que los autos eléctricos pueden ayudar a resolver problemas que tenemos como la contaminación y los problemas de salud".Mencionó

"Sin embargo el cambio a los autos eléctricos es demasiado lento, con la Fórmula E lo que queremos es acelerar el cambio a los autos eléctricos. Si la Fórmula E es el futuro, entonces el futuro será un lugar más bien silencioso.Y eso no es algo necesariamente malo". añadió