Última Hora

Curiosidades

Estudio: Los rasgos de la cara influyen en cómo se juzga a las personas

Investigador advierte de riesgos de valorar a las personas basados en este principio

Sergio Arce Hace 10/27/2014 9:05:00 AM

Un trabajo publicado por la revista Trend in Cognitives Sciences y replicado por el diario español El Mundo reveló que las personas tienden a juzgar a los demás a partir de los rasgos de la cara.

Esta publicación recopiló diversos estudios realizados sobre este tema, los cuales han concluido que las personas suelen tomar decisiones a partir del juicio que hacen de los rasgos faciales de los otros. Incluso, a partir de esta característica le atribuyen una determinada personalidad o carácter.

Una de las conclusiones indica que las personas que tienen rostros más femeninos o que irradican felicidad son percibidos como personas honradas, amables y confiables. Aquellos más toscos son percibidos como dominantes o controladores, pero también más competitivos.

"Aunque nos gusta pensar que nuestros juicios y elecciones son racionales, imparciales, consistentes y se basan únicamente en información relevante, lo cierto es que a menudo se ven influenciadas por factores superficiales e irrelevantes", aseguró Christopher Olivola, investigador de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh (EE. UU.) y autor principal de este estudio, al diario El Mundo.

"Queríamos alertar del hecho de que muchas de las decisiones más importantes que tomamos, como elegir a nuestros líderes o juzgar a un acusado de un crimen, están influenciadas por la apariencia de la cara. Y esto no solo es preocupante porque la apariencia es algo superficial, sino también porque hay investigaciones que demuestran que las caras no sirven para predecir cómo es una persona o sus características", añadió.

Los ciudadanos con rasgos asociados a una mayor competencia tienen más posibilidades de ganar unas elecciones. Y a nivel empresarial las personas con rasgos que se asocian a una mayor competencia tienen más posibilidades de ser contratados, aunque después su trabajo deje mucho que desear.