Última Hora

Internacional

Arrestan a 16 policías de Rio de Janeiro sospechosos de sobornar narcos

Los policías arrestados exigieron unos 150.000 dólares para liberar a dos jefes narcos capturados.

AFP Agencia Hace 10/9/2014 2:07:00 PM

Un total de 16 policías de Rio de Janeiro, incluido su comandante, fueron detenidos el jueves, sospechosos de arrestar a narcotraficantes de las favelas para luego liberarlos a cambio de jugosos sobornos, informó la secretaría de Seguridad del estado de Rio.

Los policías arrestados exigieron unos 150.000 dólares para liberar a dos jefes narcos capturados en el norte y el oeste de Rio, lo cual fue filmado por cámaras de seguridad en estos barrios, precisaron las autoridades.

Estos uniformados del 17º Batallón de Ilha do Governador (zona norte) robaron también relojes y cadenas de oro de los narcos y les vendieron armas por unos 70.000 dólares.

La operación, denominada "Aves de rapiña", ejecutó el jueves 16 órdenes de arresto y 32 de búsqueda.

Los policías detenidos tienen lazos con Fernando Gomes de Freitas, conocido como Fernandinho Guarabu, jefe del grupo narcotraficante Tercer Comando Puro (TCP).

Durante los sobornos a los narcos, filmados en mayo, el comandante del 17º Batallón, el teniente coronel Dayzer Carpas Maciel, estuvo en contacto con sus hombres y recibió 20.000 dólares, precisó la secretaría de Seguridad.

El gobierno de Rio, una de las 12 sedes del Mundial de fútbol en junio y julio pasados y próxima sede de los Juegos Olímpicos en 2016, reconquistó de manos de narcos y milicianos más de 250 favelas donde viven 1,5 millones de personas, y que son vigiladas por 39 nuevas comisarías denominadas "UPP" (Unidades de Policía Pacificadoras).

Pero los habitantes de las favelas "pacificadas" desconfían de la policía que muchas veces los trata como enemigos. Pese a la presencia de fuerzas de seguridad, el tráfico de droga y los abusos de narcos y policías persisten en muchas favelas.

Un informe de Human Rights Watch (HRW) difundido a fines de julio da cuenta de 64 casos de tortura por parte de policías desde 2010 en todo Brasil.