Última Hora

Luego de vivir 30 años en las calles, Katia logró dejar atrás las drogas y comenzar una nueva vida. Su historia es el mejor ejemplo de que la esperanza nunca debe perderse.