Última Hora

Se suponía que sería sólo un viaje de negocios. Sin embargo, las cosas cambiaron este martes.

Gerson Roberto Murray, de 30 años y dueño de un bar en Limón, aprovechó una amistad en San José para pasar la noche, sin saber que conocería la muerte.

En la sala del apartamento de su amigo quedó tendido en el suelo con un disparo en la cabeza y otro en la espalda.

El conocido del limonenese dice que los sospechosos también lo atacaron; lo tiraron en una calle y le dispararon en dos ocasiones en la cabeza, con la suerte que ninguna bala lo impacto.

El hombre afirma que luego del incidente regresó por sus propios medios a la residencia y encontró a Murray muerto.

Estas versiones tienen confundidas a las autoridades.

En el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indican que no encontraron ni casquillos ni pólvora en la escena, y ningún vecino escuchó los disparos.

Pese a que aún se mantiene como testigo principal el dueño de la vivienda, quien encontró el cuerpo, el OIJ le realizó pruebas de pólvora en las manos para descartar cualquier participación.

Los resultados se darán a conocer en esta semana.