Última Hora

A una planta de tratamiento cerrada desde 1996 se le suman los toneles de roble para añejar el ron. Ambos lugares están dentro de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) pero sin uso.

Para Eulogio Domínguez, exadministrador de Fanal, son dos decisiones desacertadas. Según él, a la institución le está saliendo más caro de la cuenta, que además, no es un secreto que tiene recursos muy limitados.

Administrador en dos momentos en los últimos 25 años, Domínguez reclama la compra a otros países de ron, en lugar de añejarlo aquí.

Fanal hizo compras a Nicaragua y Panamá. Esto es producto, de que la planta de tratamiento no se reactiva.

Domínguez dice que es mejor repararla para que funcione, pues desde su punto de vista es más barato comprar melaza a ingenios nacionales, que el alcohol tipo B ya producido.

“Se podría producir un litro de alcohol a $0,61, eso lo podría hacer Fanal”, apuntó el ex administrador.

Según los cálculos de Domínguez, que manejó compras y finanzas de la Fábrica en el pasado, eso lo cuesta 4 millones de dólares de más a Fanal.

Pero Carlos Cruz, nuevo administrador, dice que la crítica de Domínguez no es del todo cierta, y que varía dependiendo del momento y el mercado.

Lo que sí es cierto es que la falta de la planta de tratamiento obligó a Fanal a comprar ron fuera del país.

El licor concentrado fue adquirido en Nicaragua y Panamá. Según Cruz, esto ocurrió pocas veces y en cantidades no muy altas.

Domínguez critica que esto sale más caro, y el actual administrador reconoce que pudo costar más dinero que haber destilado el alcohol aquí.

Los años pasan y Fanal seguirá sin su planta de tratamiento y comprando alcohol tipo B, en lugar de producirlo.

Esta es parte de las limitantes que tiene y deberá seguir enfrentando enfrentar. Así como las ideas de diputados y metas de la administración, que ven futuros muy diferentes para la entidad.