Última Hora

Un grupo de futbolistas han sucumbido ante los "talentos" de un portero robot creado por los japoneses, esto hasta que llegó Lionel Messi.

El portero robot detuvo el primer remate de la "Pulga", mientras que el segundo se estrelló en el poste.

Algo incrédulo, Messi optó por rematar lo más fuerte posible, marcando los dos últimos intentos para un empate final de 2 por 2.

El argentino celebró eufórico, mientras los creadores de este habilidoso guardameta buscaban una explicación.

No obstante, aun tienen la satisfacción de que hasta el momento, este revolucionario arquero no ha perdido una sierie de penales.