Última Hora


Que la edad legal para poder comprar e ingerir alcohol sea de 18 años, no detiene a muchos niños y adolescentes que cada día con más frecuencia en fiestas, reuniones, en compañía de otros adolescentes o incluso de adultos consuman bebidas alcohólicas.
¿Qué podemos hacer para evitarlo?
La clave está en la comunicación, en darles la información que necesitan y permitirles a ellos hacer las preguntas que tengan, y también en darle a los padres la información necesaria.
Y a menor masa corporal, mayores serán los efectos del alcohol.
Las nuevas campañas de concientización se concentran no en evitar el consumo sino en instar a los jóvenes a tomar decisiones informadas y en caso de decidir que si esperar a tener la edad adecuada para hacerlo
La moderación es la clave y en promedio uno de cada diez personas adultas se excede por ocasión y del modelo y la actitud de los adultos hacia el licor aprenden los niños.