Última Hora

Adrián Fallas

 

El libro "Pasión escultórica" rescata la historia y la obra de uno de los principales escultores del país: Néstor Zeledón.


Corría el año 1992 cuando Zeledón realizó su última exposición. Pasaron más de 20 años para que su obra volviera a engalanar la sala de algunos de nuestros museos.


La exposición vino en compañía del libro "Pasión escultórica", un paseo por la vida y la obra de uno de los artistas más importantes de los últimos años.


Nacido en 1933 en Guadalupe, la vida llevó a Zeledón a Guanacaste, a vivir las luchas sociales, ser exiliado y crear un legado artístico que perdurará en las generaciones por venir.


Su obra abarca desde piezas reconocidas como el monumento a Cleto González Víquez, ubicado frente al Liceo de Costa Rica, hasta obras que se encuentran en colecciones privadas.


El libro viene no solo a contar la historia del maestro, es un catálogo de su trabajo. El texto corre por cuenta de María Enriqueta Guardia, Eleana Alvarado, Efraín Hernández y Gerardo Martí, con la colaboración de la Universidad de Costa Rica (UCR).


Además viene a llenar un vacío en la historia del arte criollo. Pero la publicación no es solo un recuerdo del artista que fue, es un recuerdo del artista que Néstor Zeledón es y sus planes a futuro.


El libro se convierte así en un homenaje en vida a un gran talento, y se puede conseguir en distintas librerías del país.