Última Hora

Internacional

La población de tiburones blancos crece en la costa atlántica de EEUU

El número de tiburones blancos en la costa atlántica de Estados Unidos se ha incrementado desde comienzos de los años 90...

Agencia Reuters Hace 6/22/2014 12:41:00 PM

El número de tiburones blancos en la costa atlántica de Estados Unidos se ha incrementado desde comienzos de los años 90 gracias a las medidas de conservación introducidas para evitar su declive, según un científico del Gobierno estadounidense.

Los científicos del Servicio Nacional de Pesquerías Marinas presentaron los hallazgos en un estudio publicado este mes en la revista de Internet PLOS ONE.

Tobey Curtis, uno de los científicos del Gobierno que trabajaron en el estudio, dijo en una entrevista que su equipo sólo pudo captar las tendencias en la abundancia de tiburones, y que el estudio no podía utilizarse para estimar el número total de animales en la región del noroeste atlántico, que se extiende desde la costa este de EEUU.

"No sabemos qué proporción de la población total estamos documentando", dijo.
Sin embargo, Curtis añadió que los descubrimientos sugieren una "previsión optimista" para la recuperación de la especie, que está en la cima de la cadena alimenticia y es uno de los peces más grandes de los océanos. 

Los autores del estudio describieron su investigación como una basada en la mayor base de datos sobre tiburones blancos de esa región jamás recopilada.

Los hallazgos están basados en información que se remonta unos 200 años, incluyendo encuestas de población, registros de pescadores y recortes de periódicos sobre avistamientos de las escurridizas criaturas.

Especulan que el declive es consecuencia de la creciente industria comercial de la pesca del tiburón, que utilizaba sus aletas y mandíbulas para comida y medicina popular.

El declive se revirtió en los noventa después de que se introdujeran las medidas de conservación, incluyendo una ley federal de 1997 que prohibía la caza del tiburón blanco.

Los autores del estudio desafían las conclusiones a las que llegó en 2011 la Universidad de Stanford, que descubrió que la población de los depredadores marinos era alarmantemente baja en la costa central del estado de California.