Última Hora

En su lugar de trabajo podría estar la clave de muchas de sus enfermedades. Para prevenirlas y combatirlas la higiene es vital.

Hace 30 años se desarrolló el concepto de síndrome del edificio enfermo, aplicable para oficinas de todo tipo, grandes o pequeñas, y básicamente son diferentes factores de limpieza que hacen de un lugar de trabajo, un foco de enfermedades principalmente respiratorias, como alergias, retinitis, irritación de ojos y problemas respiratorios.

El paso del tiempo, sin una higiene adecuada, va enfermando el edificio, y el peligro asecha sin una señal aparente.

En estos casos la limpieza regular, superficial, no elimina los factores de riesgo, y es necesaria una intervención profesional. 

Una vez controlada la situación, la limpieza regular previene que el problema se repita.

Eso sí, hay que limpiar los elementos que más se usan, y que menos se limpian, como el ratón, y el teclado.

En los casos en que haya aire acondicionado, la temperatura debe manejarse bien, y los filtros ser limpiados periódicamente. 

Este mismo síndrome y las mismas consideraciones se extienden hasta su hogar, pero con esa limpieza se evitan múltiples enfermedades.