Última Hora

Joselyn Alfaro

Empleados del carnicero asesinado junto a su esposa en el 2011 en Heredia,  aseguraron este miércoles que uno de los sospechosos investigados, llegó hasta la casa de la víctima horas después del crimen.

Uno de ellos identificado con el apellido Quesada narró ante el tribunal que en tras la noticia de la muerte, el sujeto investigado de apellido Benavides llegó a conversar con ellos.

“Estábamos dolidos, él llegó y dijo que como era posible que le hicieran eso a Chacón (el fallecido), siendo tan buena persona”, recordó.

Versión similar brindó otro de los testigos de apellido Sánchez, quien aseguró. “él llegó y me abrazó, posteriormente me dijo: ojalá que agarren a esos malditos, quien pudo ser tan ingrato de hacer algo así”.

Ambos testigos respondieron ante las consultas del fiscal Alejandro Araya,  en el juicio por la muerte de cinco personas.

Al parecer Benavides habría hecho cuestionamientos sobre la forma en que se administraban los dineros.

“Él preguntaba cómo hacía el señor dueño de la carnicería para llevar la plata, si la depositaba o la guardaban. También me decía: quitarle uno o dos millones a este hombre es como quitarle nada”, recordó Sánchez.

Según los testigos, el fallecido ayudaba a Benavides de varias formas, no sólo dándole trabajo los domingos en la carnicería sino incentivándolo a hacer deporte para alejarse de las drogas.

Este juicio continuará en horas de la tarde de este miércoles.