Última Hora

Esta es la historia de José, un joven puntarenense que vio en la forma de repartir los almuerzos de su abuela, una manera de ponerle bonito al trabajo.

Él ahora se dedica a preparar "almuerzos campesinos" como los hacían antes envueltos en hoja de plátano.

José Guzmán, es lo que diríamos en buen tico: un mae empunchado. Este muchacho proveniente de la Zona Sur de Puntarenas llegó a San José desde hace cinco años y se inspiró en la tradición familiar para montar su negocio.

”La idea salió de mi abuela que los acostumbraba hacer; era el almuerzo campesino, nada de platos ni cucharas. Se hace lo más campesino o criollo posible, el sabor que da la hoja es diferente al plato día a día”, expresó José Guzmán.

Su mamá, Thais Jiménez, comentó que en Buenos Aires lo normal es que el almuerzo se envolviera en hoja de plátano cuando uno iba al río de paseo.

“Llamé a mi abuela, ¿cómo se hacían? La carne va así, acompañada con picadillo, con poca agua, agregando cosas personales,  la idea salió de mi mamá para ponerle algo diferente”, comentó el joven.

Para la mamá, esta es una forma de rescatar sus raíces, para disfrutar de algo que de verdad sepa a comida, preservando el sabor.

Nuestros campesinos, no sólo tenían almuerzo, también música; consciente de esto, José dice que puede agregar ese ingrediente de sorpresa, si le reparte su almuerzo.

“Yo puedo decir que es emprendedor, lo que quiera lo puede lograr, viendo los principios, poner a Dios en todo y luchar por lo que uno quiere, ofrecer donde no tiene las puertas abiertas. Él ha puesto su esfuerzo, lo que uno quiere se logra, poco a poco”, dijo Thais.

Miedo, claro que ha habido, pero este joven emprendedor tiene fe, inventiva y algo que le da tranquilidad, confianza en Dios.

Volver a sus raíces, para asegurar su futuro, eso es lo que para José, está envuelto en cada almuerzo campesino.