Última Hora

A las personas adultas con algún tipo de discapacidad, a veces se les aparta, limitándoles la posibilidad de integrarse a grupos.

Por fortuna para ellos, existen centros especializados en los que valoran sus habilidades más que sus limitaciones.
Eso los hace sentirse felices.

Todos y cada uno, tiene cualidades. En los centros, les idean actividades acorde a lo que pueden hacer para potenciar su motora.

El compañerismo y la solidaridad son valores que también ellos pueden aprender, además de otras ventajas que les brinda asistir a un centro.

Parte de lo que los alegra, es que en este tipo de lugares, nadie se siente excluido.

Las personas adultas con discapacidad pueden sentirse útiles. Pero es labor de sus familiares apoyarlos e integrarlos a centros como este.