Última Hora

El tribunal escuchó el testimonio del enfermero que encontró la jeringa con la que aparentemente fue asesinada una paciente en el Hospital San Juan de Dios.

De esta manera Januario Morales, enfermero del hospital, destapó aquel 7 de agosto del 2012 la extraña y ahora debatida muerte de Liliana arias Prendas.

La mujer que aparentemente fue asesinada en la camilla 117 del Salón Lara, cuando una supuesta enfermera le suministrara cloruro de potasio en su cuerpo por medio de una vía intravenosa.

Esa precisamente es la teoría que el Ministerio Público presentó para acusar a una auxiliar de enfermería pensionada de apellido Barrantes Morero.

Mientras tanto, la acusada escucha pacientemente los testimonios de las personas que La Fiscalía ha citado en su contra.

Doña Liliana padecía de diabetes, insuficiencia renal crónica y diálisis peritoneal.

Barrantes era vecina y amiga de la fallecida desde hace muchos años.

El juicio continuará con más testigos del Ministerio Público durante el resto de la semana.