Última Hora

A las 9:40 de la mañana de este lunes, dio inicio el debate penal contra una mujer acusada de asesinar a una paciente del hospital San Juan de Dios.

La sospechosa, de apellidos Barrantes Moreno, aprovechó que Lilliam María Arias Prendas estaba sola, y tras inyectarle una sustancia le provocó la muerte.

Los hechos ocurrieron la mañana del 7 de agosto del 2012, en el salón de mujeres de ese centro médico.

Esta mañana, la primera en sentarse en la silla fue la acusada. Una mujer guanacasteca de 64 años y quien laboró como auxiliar de enfermería por 32 años, de apellidos Barrantes Moreno.

Ella prefirió abstenerse a declarar, tras escuchar al Ministerio Público la acusación por homicidio calificado en su contra.

Y es que esta mujer es la sospechosa de dar muerte a Liliam María Arias Prendas. Una mujer diabética, vecina de la acusada y quien murió en la cama 117 de la salón Lara del hospital San Juan de Dios.

Ella estuvo internada por dos días, ante complicaciones médicas. Su esposo aún recuerda cómo se enteró de lo ocurrido. Por boca de la que hoy acusan como la homicida.

Según el hombre, ha pasado podo más de un año desde su partida y para él y sus dos hijas, el dolor no pasa.

Por esa razón, el abogado querellante, Ricardo Marín, presentó una millonaria acción contra la Caja, por ₡500 millones de colones.

Sin embargo, la institución del Seguro Social considera esa cantidad como exorbitante.

Por el caso, Barrantes Montero es acusada por el delito de homicidio, según dijo la fiscal Laura Hernández este mañana, la sustancia que la sospechosa le inyectó a la mujer fue cloruro de potasio.

Hernández repasó los hechos ocurridos aquel día, como parte de la acusación que pesa contra la sospechosa.