Última Hora

Un bello amanecer recibió a los competidores en la Hacienda Pozo Azul, ubicada en Sarapiquí, donde este domingo la naturaleza y el deporte se dieron la mano.

El triatlón de montaña arrancó con 10 kilómetros de rafting sobre el río Sarapiquí, que no estaba tan lleno y condujo a un mayor esfuerzo de los atletas.

Luego de remar, hubo que pedalear nada más y nada menos que 24 kilómetros alrededor del pueblo Tirimbina, donde los paisajes y el calor de la mañana acompañaron a los participantes.

Un imprevisto de camino y luego la primera hidratación, antes de cambiar a la última disciplina. Bajándose de la bici continuó el atletismo y sus 5.5 kilómetros de campo traviesa.

Con adrenalina y pundonor, en medio de un cansancio visible, los deportistas se impusieron a las adversidades del camino, y fue el equipo Santa Lucía el primero en cruzar la línea de meta.

En total hubo 63 atletas en acción y debido al éxito del evento, el próximo año no será una, sino tres fechas de este tipo de triatlón, que cada vez gana más simpatizantes.

Además, esta actividad sirve como preámbulo de lo que podemos ver en el Mundial de Aventura que se desarrollará a partir del 2 de diciembre en nuestro país.