Última Hora

Las investigaciones del accidente de las dos menores atropelladas el 8 de noviembre en el rally en Jacó, ahora giran en torno a quién otorgó los permisos para realizar la actividad, si es que existieron.

A pesar de que la organización dijo días atrás vía telefónica y por medio de su abogado Manuel Gómez, que todas las pólizas de la asociación estaban al día, aún no ha salido a la luz pública ningún documento que demuestre que existió un permiso para realizar el rally.

Lo que sí se conoció fue el informe del oficial de Tránsito, Keylor Fuentes, que atendió el accidente, y donde dice que un promotor del evento se acercó al momento de hacer el parte y le dio el nombre de dos oficiales que aparentemente habían entregado el permiso para dicha actividad. Según el funcionario, él consignó los nombres, pero esto luego le trajo graves problemas.

Según lo confirmó la vocera de prensa de la Policía de Tránsito, los permisos que se utilizan para estas actividades, los da la municipalidad de la zona donde se realiza el evento, además de uno entregado por Ingeniería de Tránsito. Con estos en mano, se coordina con la Dirección de Tránsito para que les brinde colaboración, si tienen disponibilidad.

Si la Direccion de Tránsito dice que no puede prestar el servició en la fecha y lugar de la actividad, el departamento de ingeniería negaría el permiso solicitado.

La vocera indicó que los nombres de las personas que se consignan en ese informe, son dos oficiales de tránsito con los que tres de los promotores tuvieron contacto, cuando llegaron a la Dirección General a reunirse con don German Marín, pero que ninguno de los dos firmó documentos o comunicó sobre el evento.

A pesar de eso, el oficial de Tránsito, confirmó a los medios de comunicación sentirse intimidado por sus superiores ante supuestos cambios al primer informe que se presentó, y por esa razón participara en la denuncia interpuesta por la familia como un testigo más y no como parte de los acusados por esa defensa.