Última Hora

"Las pruebas médicas y MRI (imagen de resonancia magnética) confirmaron una fisura en el menisco de la rodilla derecha que requerirá cirugía", explicaron los Bulls en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Estas fueron las palabras que utilizó el equipo de Chicago para describir la realidad que vive su distribuidor, Derrick Rose.

Estas fueron las palabras que ningún seguidor de los Bulls y miles de seguidores de la NBA no querían escuchar.

La temporada anterior (2012-2013), una lesión del ligamento cruzado anterior había privado a Chicago de disfrutar de su jugador más valioso duramente todos sus encuentros.

Cabe recordar que en la campaña 2010-2011 Rose había sido el MVP (jugador más valioso) de la liga.

Con solo 22 años había promediado 22.5 puntos y 7.7 asistencias por juego. Ese año promediando sus tiros de campo, de tres y tiros libres, tuvo una efectividad de 55% y asistió en el 40% de todos los puntos de su equipo.

El futuro era una límpida promesa en el horizonte. Así lo fue hasta el 28 de abril del 2012.

Tras una temporada plagada de lesiones, Rose se encontraba en la duela en el último cuarto del primer juego de la liguilla ante los Sixers.

Faltaba un minutos y los Bulls ganaban por doce puntos, cuando una penetración de Rose terminó con este en el piso. Su ligamento cruzado anterior había cedido y se había presentado una ruptura del mismo.

El 12 de mayo Rose era operado y comenzaba más de un año de recuperación.

El 14 de agosto de aquel 2012 regresaba a las canchas a realizar entrenamiento de baloncesto y no fue hasta el 5 de octubre de este año que Rose volvió a jugar en un juego oficial de los Bulls.

El regreso a su forma anterior se antojaba complicado, hasta el viernes pasado en la noche, Rose promediaba solo 15.9 puntos por juego, cifra nada despreciable para el típico jugador de la NBA, pero lejos del nivel de esta estrella.

A pesar de las 7.9 asistencias por juego, Rose tenía problemas para concretar desde el campo y se mostraba frustrado por momentos.

Tras su nueva lesión de rodilla, esta vez en su derecha, no la misma que lo tuvo fuera más de un año, la pregunta es: ¿podrá Rose volver a ser el mismo jugador que en el 2010-2011 dominó la liga?

La pregunta claramente no tiene respuesta inmediata, pero se ve complicado, ya que tras estas lesiones cabe la posibilidad de que Rose pierda su explosividad y capacidad de corte, que lo hacía casi imposible de defender.

Por el momento Twitter se llena de mensajes de apoyo de los colegas de Rose, ellos también saben que un talento único está cerca de perderse para siempre.