Última Hora

"Cuestión de tiempo" es una producción inglesa que mezcla romance y fantasía de una manera que no es totalmente novedosa pero que se deja apreciar por su calidez. Domhnall Gleeson es un muchacho tímido, quien descubre tener la capacidad de viajar através del tiempo, con ciertas limitaciones. Su padre le explica que todos los varones de su familia tienen ese don.

El protagonista lo utiliza para conquistar a la chica de sus sueños, pero sus vueltas al pasado, con el fin de alterar el presente, tienen resultados impredecibles. Rachel McAdams es encantadora como siempre en esta historia que genera interés aún cuando el recurso de repetir ciertas situaciones se torna monótono. La trama sufre unas cuantas incongruencias como relato fantástico y como relato romántico cae por momentos en la sensiblería, pero el resultado global, increíblemente, convence.

En el fondo el argumento es una celebración de la vida y del amor, una invitación a saborear intensamente cada instante de nuestra efímera existencia. Es un mensaje tocante... y me llegó. Por eso a pesar de sus imperfecciones, es buena la nota para "Cuestión de tiempo": un 7. Excelente opción para ver en pareja.

A continuación tenemos "Amores peligrosos": una película chocante, que presenta a Nicole Kidman como nunca la vieron antes.

Queda uno impactado, ante la sensualidad esplícita y vulgar de "Amores peligrosos" (The Paperboy). Esta insólita producción norteamericana concursó en el Festival de Cannes 2012, donde causó controversia. Y no es difícil entender por qué. Es una historia sórdida y poco agradable, de una novela de Peter Dexter.

En 1969, un periodista de Miami -Matthew McConaughey- viaja con un colega afroamericano a un pueblito, para investigar el caso de un condenado a muerte que podría ser inocente. Zac Ephron (el chico de "High School Musical") encarna al hermano menor del protagonista, quien se enamora de una rubia provocadora, encarnada por Nicole Kidman.

Ésta se hizo novia del convicto por correspondencia. A partir de ahí, empieza una intriga turbia, que funciona como una actualización de temas clásicos del cine negro, trasladados a los húmedos pantanos de Florida. Como decía, es una historia sórdida, empapada en una atmósfera enfermiza.

Abarca tímidamente la cuestión de los conflictos raciales y se sobrecarga de detalles sexualmente atrevidos. La dirección es de Lee Daniels, el mismo de "Preciosa": una cámara muy sofisticada, en su recreación del estilo y la textura de cierto cine independiente de los años 70.

Sin duda, "Amores peligrosos" genera sentimientos encontrados. Corre el riesgo de caer bajo el peso de su propioefectismo, pero para bien o para mal, es una película que no se olvida. Otro 7 de calificación.

Siempre es una gran alegría poder comentar una producción nacional... y esta semana no tenemos una, sino dos. La primera de ellas es "Princesas rojas".

Primer largometraje escrito y dirigido por la cineasta costarricense Laura Astorga, "Princesas rojas" es un cuento aduto, de compromiso político y lucha contra la injusticia, observado a través de la mirada inocente de la niñez. La trama,teñida de matices autobiográficos, relata las experiencias de dos niñas, que crecen en los años 80, siendo hijas de costarricenses partidarios de la revolución sandinista en Nicaragua.

Me parece que el aspecto ideológico de la película, la denuncia, el rescate de la verdad histórica, el elogio al idealismo, todo es válido... pero pudo ser mucho más claro y contundente. Mientras que el aspecto intimista, el despertar a la vida de las niñas en un mundo complejo y díficil de entender, convence aunque carece de aliento poético.

Eso no quiere decir que la realización no sea profesional, al contrario; pero creo que elmaterial se prestaba para causar mayor impacto, tanto a nivel emotivo como intelectual.

Algo que vale la pena destacar son las actuaciones, espontáneas y naturales, de las "Princesas rojas" del título, en especial Valeria Conejo, toda una revelación. En la autenticidad de estas figuras infantiles, radica la fuerza de "Princesas rojas, que recibe de mi parte una buena calificación: otro 7.

Seguimos con más cine nacional, hablando acerca de la aclamada ópera prima de Gustavo Fallas: "Puerto Padre", que se exhibe sólo y exclusivamente en la Sala Garbo.

Con ritmo pausado pero seguro, se desarrolla "Puerto Padre", la historia de Daniel (Jason Pérez), un joven crecido en una isla del Golfo de Nicoya, quien viaja a Puntarenas en busca de su padrino. En el fondo, él anhela mejores condiciones de vida, pero descubre que es imposible obtenerlas, lo cual aporta una crítica social implícita. En un hotel de ínfima categoría, Daniel conoce a una madre soltera (Adriana Álvarez) de quien se enamora paulatinamente.

El veterano cineasta mexicano Gabriel Retes esboza la figura más memorable de la cinta: un anciano cínico y amargado, quien esconde más de un secreto. "Puerto Padre" es el primer largometraje del cineasta nacional Gustavo Fallas, y cabe señalar que la película, aunque imperfecta, está narrada con muy buen manejo del lenguaje audiovisual y no parece la obra de un novato.

Con un estilo depurado, cercano al neorrealismo, Fallas plasma un retrato sombrío de una provincia y unos individuos abandonados a sí mismos. Es un retrato de fracasos y oportunidades perdidas, que debió ser más articulado y más complejo. Faltó profundizar personajes, faltó substancia en la trama y vigor en el tratamiento. Pero el resultado es positivo: una película de la que todo costarricense puede sentirse orgulloso. Un 7 de mi parte para "Puerto Padre".

El quinto comentario de hoy, es para la más reciente realización del director Ridley Scott: "El abogado del crimen".
Un maestro del cine contemoráneo, Ridley Scott tiene a su disposición un reparto de ensueño en "El abogado del crimen". Michael Fassbender es un abogado que lo tiene todo; dinero, bienes, una prometida encantadora (Penélope Cruz)... y aún así, por pura codicia se mete en un negocio de narcotráfico, donde su contacto es nadie menos que Brad Pitt. Por ahí sale Javier Bardem, haciendo de narco con un peinado estrafalario... Cameron Díaz como su esposa, epítome de la mujer fatal... y con estas piezas en juego, se arma un ajedrez donde el negocio ilícito fracasa, todo sale mal y el protagonista aprende una dura lección.

Es un cuento moral, armado con lógica implacable por el dramaturgo Cormac McCarthy, quien escribe su primer guión original para cine. El argumento no es quizá particularmente novedoso, pero su moraleja no deja de tener vigencia y los diálogos son brillantes. Los actores responden al llamado: Fassbender confirma sus tremendas cualidades histriónicas y Cameron Díaz es una villana inolvidable.

La fotografía de Dariusz Wolski es estupenda, impecable el montaje de Pietro Scalia... en fin: una película admirable, bajo todo punto de vista. Si no recibe una calificación altísima, es porque me da la impresión de que es un producto comercial, confeccionado con enorme habilidad, pero siempre un producto, más que una obra de arte. Calificación 8, para "El abogado del crimen".

El estreno de la semana:

Cuatro películas debutan en nuestra cartelera. Entre ellas "Capitán Phillips", con Tom Hanks, es el Estreno de la semana.

Basada en impactantes hechos de la vida real, lapelícula "Capitán Phillips" marca el regreso de ese gran actor que se llama Tom Hanks.

En esta oportunidad, Hanks encarna a Richard Phillips, un capitán de marina mercante, responsable del buque de carga Maersk Alabama. En abril de 2009, su nave fue secuestrada por una pandilla de piratas somalíes.

No se pierdan mi comentario de esta producción dirigida por Paul Greengrass: la cita es para el próximo viernes, aquí en Buen Día. De último, no dejen de revisar las recomendaciones diarias en mi página de Facebook: Buen cine conMario Giacomelli.