Última Hora

En general, el consenso entre padres de familia y especialistas, está claro: la mejor forma de hablar de la adopción es hacerlo desde el principio. Siempre dando la información adecuada.

Entre los 0 y los 2 años es importante desarrollar con el niño una fuerte relación de la confianza y el amor. De los 3 a los 6 años, puede responder las preguntas que lleguen, hablando de hijos del corazón y la relación entre la progenitora y la mamá.

Con niños mayores, siempre será necesario actuar con total transparencia y naturalidad y siempre responder con la verdad. Evitando los temores asociados con el tema.

Decir "eso no importa", "eso ya pasó" no le permite al niño responder a sus dudas, lo que puede crearle conflictos. Lo recomendable siempre es dar la información adecuada o sino, ayudarle a buscarla.