Última Hora

El viernes, tres esferas emprenderán un camino de siete horas para regresar a donde pertenecen: la comunidad indígena de Boruca.

Aunque no se sabe con certeza por qué los antepasados de los borucas construían las esferas, se presume que lo hacían para demarcar su territorio.

Una de las esferas que viajarán a Buenos Aires de Puntarenas, es la más grande todas y mide un metro y 70 centímetros de diámetro y pesa cinco toneladas.

Pero cumplir el anhelo de la comunidad boruca no es nada fácil: se requieren muchas medidas de seguridad para trasladar estos gigantes de piedra de Pavas hasta Buenos Aires de Puntarenas.

Para celebrar el traslado de las esferas, los vecinos de la zona boruca recibirán una charla sobre sitios arqueológicos y un taller de esferas de piedra, además de música, bailes y comidas típicas de la zona.