Última Hora

Internacional

Nicaragua: empresarios se oponen a contrato de militares en cargos públicos

La cúpula empresarial de Nicaragua se opuso este jueves a la propuesta de contratar militares en el Estado, incluida en un polémico proyecto de reforma constitucional...

AFP Agencia Hace 11/21/2013 5:44:00 PM

La cúpula empresarial de Nicaragua se opuso este jueves a la propuesta de contratar militares en el Estado, incluida en un polémico proyecto de reforma constitucional que también elimina la prohibición de la reelección presidencial.

A los diputados "les hemos dicho que las funciones civiles no deben ser militarizadas", dijo el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Aguerri.

Las declaraciones fueron realizadas en el marco de un proceso de consultas que realiza el Congreso sobre un polémico proyecto de reforma parcial de la Constitución, que la bancada del gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda) presentó el pasado 1° de noviembre.

La enmienda propone nombrar militares en puestos públicos que no sean de elección popular, facilitándoles con ello el acceso a cargos judiciales y electorales.

También, propone eliminar la norma constitucional que prohíbe la reelección presidencial sucesiva desde 1996, lo cual abriría al presidente Daniel Ortega el camino a un cuarto mandato.

El proyecto institucionaliza además los llamados "gabinetes de la familia", antes conocidos como "comités del poder ciudadano", que la población identifica como órganos de control político en los barrios, y respetar los "ideales socialistas".

Con este proyecto "estamos circunscribiendo al país en un solo sistema ideológico", cuestionó el representante de Cosep, que agrupa a la mayoría de las cámaras empresariales y que en los últimos años ha sido un importante aliado de Ortega.

Además, abogó a favor de que se respeten las libertades públicas y se fomenten "las diversas formas de participación democrática", al tiempo que pidió extender el proceso de consultas por dos meses más para evitar "cualquier peligro de inestabilidad" social por falta de consenso.

Por su parte, la Cámara de Comercio Americana (AmCham) emitió un comunicado en el cual respalda la posición del Cosep y advierte que "los cambios que se están proponiendo a la actual Constitución significarían una transformación total de los principios fundamentales del Estado" de Nicaragua.

El FSLN tiene control absoluto del Congreso con 63 de los 92 escaños, lo que le garantiza la aprobación de la reforma, que requiere de una mayoría calificada de 56 votos.

Para que puedan entrar en vigencia los cambios, la propuesta debe ser aprobada en dos legislaturas, la primera antes del 15 de diciembre cuando finaliza el actual período.

La iniciativa ha sido apoyada hasta ahora por el Ejército, la Policía, el Poder Judicial, el Consejo Electoral, el Ministerio Público y la Procuraduría.

La iglesia católica, la evangélica, organizaciones civiles, de derechos humanos y grupos políticos de oposición han, sin embargo, expresado preocupación y calificado la propuesta como un retroceso para la democracia nicaragüense.