Última Hora

Tras el cierre que se presentó en circunvalación producto de un enorme hueco, en setiembre anterior, se pusieron a prueba tres de las siete rutas intersectoriales.

Inicialmente la idea fue probarlas en un período de tres meses, para ver si aplacaban o no el impacto vial que produjo el cierre de la ruta.

Sin embargo, al parecer los resultados fueron muy positivos y esto ha provocado que las autoridades decidieran que las intersectoriales se queden de forma permanente.

Actualmente, las rutas que funcionan son las de Desamparados-Moravia, Guadalupe-La Uruca y La Uruca-Escazú.

Pero se espera que para enero próximo se habilite una más de las cuatro que faltan. Se habla que la que podría ponerse en funcionamiento sería la de Escazú-Alajuelita.

La idea, según la viceministra de Transportes, Silvia Bolaños, es que el próximo año se habiliten además la ruta que iría de Guadalupe a La Valencia y la de Hatillo-Guadalupe.

El costo del pasaje de las nuevas rutas sería similar al de las que actualmente funcionan, y su recorrido por cada parada sería de entre 15 minutos y durante las horas pico cada 30.