Última Hora

Los jugadores de los cuatro equipos grandes aseguran que es un honor, que por medio de ellos, muchos niños se vean beneficiados en los 90 minutos por la vida.

Además afirman que esta actividad no debe ser una obligación, sino más bien un compromiso humano con los niños que padecen de cáncer, por lo que para los jugadores es un honor ser parte de esta actividad.

El defensa del Saprissa, Douglas Sequeira, argumenta que es lo mínimo que pueden hacer, por lo que lo único que pide es que la afición de los diferentes equipos llene el Estadio Nacional. 

Por otro Wardy Alfaro, arquero del Cartaginés enfatiza que además de ayudar a la causa, también es una buna opción mara demostrarle al cuerpo técnico las ganas de jugar y el nivel adquirido durante la pretemporada.

La fiesta futbolera que ayudará a los niños costarricenses con cáncer se realizará este miércoles a partir de las 8:00 de la noche en el Estadio Nacional.