Última Hora

Antes de llegar a Londres, muchos viajeros podrían volar sobre el río Támesis y luego aterrizar en una isla artificial en medio de este. Aunque esta idea suena algo adelantada, podría ser realidad en algunos años.

Según reproduce el sitio web de CNN, estaría ubicado a 80 kilómetros del centro de la ciudad, en la isla Sheppey, y las proyecciones sitúan el costo en $76 billones, según el plan del consorcio instituido por el alcalde de Londres, Boris Johnson.

Con el aeropuerto de Heathrow funcionando a un 99% de su capacidad, los expertos estiman que la capital necesita una mayor oferta para el aterrizaje de vuelos. Esta se encontraría en el nuevo proyecto, que aunque futurista, parece ser posible.

Y como si pareciera poco el solo desarrollo de la terminal, ocurriría todo en medio de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. Los árboles crecerían dentro del aeropuerto y además, la ubicación permitiría eliminar la contaminación sónica de la ciudad.

En cuanto al diseño, la estructura sería ovalada y dividida a la mitad por las pistas, con una mezcla de transparencias en la parte superior, cubriendo algunos sectores de la terminal aérea, Londres Britannia Airport.

Con su apertura se cerraría Heathrow, el aeropuerto más transitado de Europa y el tercero en la lista de más activos globalmente.