Última Hora

El escenario del Allianz Stadium de Sidney recibió un encuentro amistoso entre Australia y Costa Rica que ofreció un trámite lento y confuso para la selección nacional.

En los primeros cinco minutos “La Sele” dio visos de buen fútbol, con desbordes de Joel Campbell por el costado de derecho y un Gamboa veloz, sin embargo solo fue eso, cinco minutos. La defensa local se vio obligada a sacar un balón casi desde la línea de gol cuando Celso Borges disparó a marco.

Después de eso los nacionales comenzaron a ver jugar a los australianos que tuvieron cinco opciones claras de gol en los primeros 20 minutos de juego, Patrick Pemberton fue el que se vio mejor en el accionar nacional.

Hacia el final de la primera parte la posesión del balón se equilibró, sin embargo ni Celso, ni Joel, ni Mcdonald, tampoco Oviedo constituyeron una amenaza para el arquero australiano.

El segundo tiempo tuvo un inicio casi calcado al primero. Costa Rica arrancó con buenas acciones en ofensiva pero la presión Australiana de nuevo comenzó a ahogar a la tricolor. El ingreso de Kenny Cunningham por Jonathan Mcdonald dio un poco más de profundidad a la delantera tica pero infructuosa hasta el minuto 20 en que Australia de nuevo comienza a gestar acciones de peligro en el marco de Pemberton.

Tres minutos después, de cabeza Tim Cahill remata de cabeza y un desvío de Junior Díaz en la trayectoria del balón impidió que Pemberton se quedara con él. El 1-0 estaba adentro.

La presión del gol y los cambios no le aportaron mayor claridad a Costa Rica. El ingreso de Junior Díaz, Oscar Esteban Granados, Ariel Rodríguez y Carlos Hernández no le dieron a la tricolor ni mayor posesión de balón y mucho menos opciones cerca del marco australiano.

El juego cerró con el 1-0 que Cahill puso al minuto 23. Los pocos aficionados ticos en Sidney y quienes madrugaron se fueron desilusionados al ver a una selección con muy pocas ideas, pocos remates a marco, poca posesión de balón y muchas dudas.