Última Hora

Los billetes son consideradas obras de arte circulantes, y constituyen vehículo que nos llevan por la historia del país.

Se les llama "tercerillas" y son pequeños billetes de cincuenta y veinticinco céntimos.

Circularon en toda América y estos son costarricenses.

Estos que aquí vemos forman parte de las colecciones privadas de Diego Segura y Josué Sánchez, dos jóvenes que desde hace años se dedican a este hermoso hobby de coleccionar estas obras de arte circulantes.

Los billetes costarricenses eran verdaderas obras de arte.

Es por ejemplo tiene la imagen de la Mona Lisa, y es el único billete en el mundo con esa imagen. Al dorso tiene una carreta de caña de azúcar.

Este contiene la alegoría a la música, una figura mitológica tocando un instrumento musical, del Banco Internacional de 1919.

La escalera negra es toda una institución. Una cogida de café con la vieja variedad de robusta, un tipo de café muy alto y muy malo, que ya no se usa.

La lectura, es este otro, de 20 colones intercambiables por monedas de oro de moneda de nueva york a razón de cuatro colones por dólares.

A esta campesina le tomaron una foto y con base en la foto se hizo el grabado. Pero ella protestó y entabló un juicio contra el banco. No se sabe si lo ganó. Pero nuestras mujeres fueron siempre motivo de los billetes.

Pero dicen que el más bello de nuestro billete es el de cinco colones, con la imagen de esta pintura cuyo original está en el teatro nacional. Está considerado de los billetes más bellos del mundo.

¿Quiere saber más? Busque el sitio web de estos coleccionistas: www.facebook.com/crnumismatica. Le va a encantar.