Última Hora

Hace tres años, un deslizamiento en el cerro Pico Blanco cobró la vida de 24 personas, y dejó a 51 familias sin un techo dónde vivir.

Este jueves se colocó la primera piedra de lo que se convertirá en su nuevo hogar, a tan sólo un kilómetro de Calle Lajas.

Las 51 familias recibirán una vivienda de 42 metros cuadrados con dos cuartos, baño, corredor, cocina, comedor y un espacio para el garaje.

El terreno fue elegido entre 18 fincas y se sometió a diversas pruebas, incluyendo las de la Comisión Nacional de Emergencias para evitar que tragedias similares vuelvan a repetirse.

El proyecto le costará al Gobierno 1792 millones de colones.

Las viviendas estarán listas para ser entregadas en setiembre del 2015, casi cinco años después de ocurrida la tragedia.