Última Hora

Cuando llegó a los Estados Unidos su nombre era Sandra Rojas.  Allá se casó y cambió su nombre a Sandra Cauffman, ella es la costarricense que forma parte de una misión fuera de este mundo.

Sandra lleva un cuarto de siglo trabajando en la NASA y el próximo lunes hará realidad un sueño en el que lleva 10 años trabajando: Enviar a marte un satélite que intentará descubrir si en ese planeta hubo vida.