Última Hora

Xiany Salazar y Marjorie Azofeifa son dos en el grupo de 450 empleados que temen perder su trabajo, una vez que los EBAIS de la zona del este pasen a ser administrados por una universidad privada.

El movimiento que mantienen desde el lunes es apoyado por UNDECA y el sindicato de la Universidad de Costa Rica (UCR), institución que rechazó continuar administrando los centros de salud.

Decenas de estos empleados se mantuvieron en vigilia durante toda la noche del martes. Mientras tanto, los EBAIS en La Unión, Curridabat y Montes de Oca se mantienen a media máquina, prácticamente solo atendiendo emergencias.

Las autoridades de la Caja del Seguro Social habían comunicado un plan para disminuir la afectación para los usuarios.

Se cree que en horas de la tarde podría realizarse una reunión entre autoridades de la UCR y el sindicato universitario, pero esto aún no ha sido confirmado.