Última Hora

En menos de tres meses, los costarricenses elegirán presidente en medio de apatía, efervescencia social y partidos políticos débiles, que prometen al electorado, pero no le dicen cómo van a cumplir esas promesas.

El Informe del Estado de la Nación lo califica como el contexto político más desfavorable desde que se tienen registros.

Mientras que en los años 80 el apoyo de la población a la democracia superaba el 85%, esa cifra cayó a un 56%.

A esto se une la conflictividad social más intensa de los últimos 19 años. Las protestas por el Combo del ICE en el 2000 y la oposición a Riteve en el 2004 no superaron los 8 meses. Pero a partir del segundo año de la administración Chinchilla Miranda y hasta marzo de este año, se registraron 1495 acciones colectivas, más de dos por día en un período de 22 meses, y sin una motivación única.

Según el Estado de la Nación, los partidos políticos se caracterizan por ser estructuras débiles y poco vinculadas, que reviven cada cuatro años y mueren después del período electoral.