Última Hora

En su jornada normal viste de uniforme y patrullas sus comunidades para prevenir la delincuencia, pero al terminar su horario se meten en una cabina para seguir combatiendo el hampa con otra arma: las ondas de la radio.